LA PASION DE UN ESCORPION

LA PASION DE UN ESCORPION          A Iansa en su día

 El polémico signo de Escorpio y su planeta regente Plutón, al igual que todos sus símbolos, son amados u odiados,  tal y como su naturaleza: intensa y sin medias tintas. Representan las profundidades, las herencias, la sexualidad, el poder, lo oculto, la muerte, el nacimiento y la transformación. Se dice que la muerte le da sentido a la vida, puesto que gracias a ella, nos trazamos un tiempo y un espacio para cumplir con nuestra misión y paradójicamente despierta la pasión por la vida. Los extremos que representan el duelo de una renuncia hasta el éxtasis y el placer mas delirante, son parte de la intensidad existencial de un escorpión. El octavo signo del Zodíaco, se relaciona con la descomposición de las hojas que caen en el otoño, evidenciando el fin de los ciclos, de los callejones sin salida, de las crisis hasta llegar a la resurrección.

Los escorpianos están dotados de una extraordinaria capacidad de profundización, los acompaña una desconfianza natural y una atracción irresistible a lo secreto,  por eso “captan”  las motivaciones  escondidas, investigan y quieren ver donde ya no hay mas. Ante la negativa de un Escorpión, siga negociando, ellos necesitan hacer borrón y cuenta nueva y un incondicional intercambio de afectos.

La agudeza escorpiana destaca en temas religiosos,  esotéricos, militares o ideológicos. Todo o nada: hay pasión en todo lo que aman y un deseo de control y dominio para no exponer sus emociones y su sexualidad.

En la mitología, Plutón, nombre romano del Dios griego Hades, era el dios del mundo subterráneo y de los tesoros escondidos, raptó a Perséfone, inicialmente una doncella griega fresca y superficial, para convertirla en la Soberana de las Tinieblas, la madura y misteriosa mujer que cuando volvía cada 6 meses a la Tierra, para reunirse con su madre Deméter, compartía con ella el reino de la Naturaleza y de la Vegetación. Oyá,  la magnética Diosa Yoruba,  dueña de la centella, del viento, de los remolinos y de las almas;  reina de los mercados y portera del cementerio, directamente relacionada con la muerte, por eso no le teme, es arriesgada, valiente, voluptuosa y muy sensual. Raptada por Changó, el Rey Yoruba del Cielo y de la Tierra,  fué su aliada  en las batallas. En la oscuridad, ella se viste de arcoiris e ilumina con sus ojos penetrantes, entre chispas y estruendos de tambores.

Imagen

Representación de Oyá

Oyá, Hades, Perséfone y Plutón contienen la pasión, el enigma y la complejidad del signo de Escorpio. En ellos, así como en nosotros, existen escorpiones,  águilas y aves fénix, porque aunque no pertenezcan al signo, hay en cada uno de ustedes, un sector Escorpio, una pasión y un ineludible momento en la vida en el que confrontarán distintas muertes, simbólicas o físicas, para descubrir que más allá del miedo, hay un insondable tesoro,  que se llama crecimiento.

Anuncios

Publicado el 02/02/2014 en Otros y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: